miércoles, 17 de abril de 2013

QUÉ ES UNA EMOCIÓN (informe preliminar)

Ver las cosas claras sobre qué es una emoción y qué no es una asunto que me preocupa desde hace ya un par de décadas porque creo que eso reportaría grandes beneficios a la psicoterapia.


Aunque no debemos dejar de lado la investigación semántica, pienso que el principal problema no consiste en diferenciar los términos al uso: emoción, afecto, sentimiento, estado de ánimo, incluso pasión. Desde la ontología relacional (externalista, anticartesiana) se puede afirmar que la emoción - y sus conceptos asociados - nunca es un fenómeno puramente individual sino una comunicación entre dos o más personas y el lugar en el que hay que analizarla, por tanto es en el contexto de la conducta comunicativa y su significado.

Si partimos de una concepción individual, como fenómeno con una vertiente privada, eso siempre nos va a llevar al error. El que está triste ve el mundo entero bajo la óptica de la tristeza y se relaciona con los otros desde la tristeza, transmitiéndoles dicho sentimiento, o haciéndoles huir o haciéndoles responder con enfado, con compasión u otras posibilidades que nos proporciones nuestra memoria o nuestra imaginación. Y la razón de esa tristeza hay que buscarla en el mundo de relaciones de esa persona, desde el origen, pero nunca en una dinámica interna aislada. Los conflictos nunca son intrapsíquicos.

Desde luego, tampoco debemos olvidar que hay enfermedades orgánicas que producen tristeza (un tumor, un trastorno metabólico, etc.) y también produce tristeza el tener una enfermedad del tipo que sea (pensemos en el que se queda ciego), pero muchos casos de tristeza parten de una dinámica exclusivamente psicológica, es decir, de relación interpersonal. Se puede decir que el que está triste experimenta un sentimiento de tristeza, pero no debemos llegar a la conclusión de que de existir un sentimiento interno sin manifestaciones perceptibles – cosa que habría que discutir - ese sentimiento sea la "auténtica" tristeza o su parte esencial. El que está triste presenta un gesto de tristeza, movimientos lentos, falta de motivación, incapacidad para disfrutar de las cosas, y habla a menudo a los otros de su sentimiento o los otros lo perciben sin más. También, en el lado opuesto, alguien te puede decir que está triste pero lo dice con alegría, o lo que muestra en realidad es enfado, cosa bastante frecuente. No debemos fiarnos de las palabras sin más.

De momento lo dejo aquí, porque me surge una duda:



¿No es la emoción también una descarga de energía, una “catarsis”?